martes, 9 de junio de 2015

Crónica del curso nacional de Aikido impartido por la familia de Maestros Sánchez en Moralzarzal. 23-24/05/2015

















El pasado fin de semana (23-24/05/2015) como cada año, teníamos una cita importante con el Aikido, el curso nacional en Moralzarzal impartido por la familia de Maestros Sánchez. Posiblemente uno de los cursos más importantes de nuestra asociación, en el que tendría que ser obligatorio asistir si quieres seguir evolucionando en este arte marcial que tanto nos apasiona. Esta vez al igual que en los últimos años, 4 de mis alumnos se presentaban a exámen, en este caso para Nidan, un paso importante, ya que tienes que demostrar un escalón más de aprendizaje. Los candidatos Atemi eran Fran, Javi, Kike e Iván, y por supuesto también nos acompañó el sempai del grupo, el amigo Juan. Parece raro pero sólo íbamos 6 aikidokas, que para muchos grupos les puede parecer mucho pero en nuestro caso es poco, es lo que tiene pertenecer a la familia Atemi. Como siempre buen hotel reservado por nuestro secretario Kike que hace que todo sea más fácil y cómodo para disfrutar de un gran curso. Nos gusta ser puntuales y organizados, en la medida de lo posible claro, y en nada y menos estabamos preparados en seiza para la primera clase del sábado. El turno para el Maestro David Sánchez 6º Dan Aikikai, que puedo decir que ya no sepáis, nos sorprendió con un gran trabajo de jo, que viendole a él parecía más fácil, pero eso suele pasar. No voy a detallar más y lo sabéis, jejeje, ¿quieres saber que se practicó en el curso? haber asistido ;-) Después de una gran clase, ducha y saludar a los compañeros de distintas comunidades, tocaba el turno de la comida en el hotel y descansar un poco, que por la tarde tocaban otras dos horas de clase. Puntuales en seiza esperando al Maestro Roberto Sánchez 6º Dan Aikikai, que os voy a decir, sólo tenéis que ver los cursos que imparte por toda la geografía española, descansa pocos fines de semana, y eso será por algo. Todos esperabamos que nos sorprendiera con un trabajo de bokken, pero muchos se quedaron con las ganas, jejeje, si que hizo un buen final de clase trabajando jijuwaza sobre todos los ataques que nos había propuesto durante la clase, y eso ayuda mucho a realizar técnicas sin pensar, porque si lo piensas, ya sabes lo que pasa.
Después de la ducha, una buena cena para recuperar y a dar una vueltecita para recuperar líquidos, jejeje, pero sin rondar mucho que al día siguiente nos jugabamos el trabajo de muchos meses y años. El turno para terminar el curso para el gran Shihan, Tomás Sánchez 7º Dan Aikikai, con el que por cierto el sábado por la tarde tuve una conversación de las que nos gustan a los dos, el pasado, presente y futuro del Aikido, y me agradeció la difusión que siempre he hecho, hago y haré del Aikido, y yo le agradecí todo lo que ha hecho para que estemos donde estamos, por algo es el mayor grado del Aikido Español, y eso no lo consigue cualquiera. Como siempre nos deleitó con esos gestos innatos de cadera, que le han dado los más de 40 años de practica que lleva, y que sigue día a día en su dojo como si estuviera empezando. Se terminaba la clase y realizando koshinage, mi alumno Kike se fracturó el dedo meñique del pie, pero nosotros no somos de rendirnos, el sempai Juan se le colocó, se le entablilló, yo le dí una pequeña charla de motivación y al lío, que somos Atemi joder. Ahí estaban los cuatro preparados, y el sempai conmigo en la grada viendo la evolución del exámen, buen ritmo, muchas ganas de demostrar, y un buen resultado. Los cuatro aprobados y el tribunal agradeciendo el trabajo que estamos haciendo cada maestro con nuestros grupos. Muy orgulloso de todos mis alumnos por lo que están consiguiendo. Seguiremos con la lucha diaria, nos vemos en el próximo.