miércoles, 18 de junio de 2014

Una retirada a tiempo es una gran victoria. Igual que un taisabaki en AIKIDO. Todo pasa por algo.

Buenas tardes, lo primero perdonar por tener el blog tan abandonado, espero volver a la acción para la nueva temporada.
Creo que tengo la obligación de informar a mis amigos y seguidores del blog de un cambio importante en mi vida.
El pasado 30 de Mayo se acabó una etapa de más de 6 años de mi vida, cerré el gimnasio Atemi de Orgaz ( Toledo ). Creo que todo pasa por algo en la vida, y este año nada ha ido como habitualmente me tenía acostumbrado. Por eso digo que una retirada a tiempo es una gran victoria, porque cuando tienes un mes bueno, un mes malo y así continuamente durante toda la temporada, es como una señal que te dice... abandona el barco antes de que sea demasiado tarde. Y eso es lo que decidí a mitad de temporada. El problema era decidir que hacer, pero en esos momentos es cuando salen tus amigos y familiares para decirte que se pierde una batalla pero no la guerra. Lo bueno de todo esto es que yo no considero que haya perdido una batalla, porque montar un gimnasio en el año 2008, en un pueblo de 2700 hab, donde nunca había habido un gimnasio, y mantenerle durante más de 6 años es para que me hagan un monumento, jejeje.
Bueno, bromas aparte, mis padres me aconsejaron que teniendo todo un gimnasio completo pagado, la mejor opción era buscar un buen local en Mora, mi pueblo, donde la mayoría de la gente me conoce, donde tengo a mi familia, y donde más apoyo podía tener. Casualidades de la vida, dí con un local a pocos metros de mi casa, de más de 500 metros cuadrados, y además el dueño me conocía desde hace muchos años. A partir de ahí, todo fue negociar, firmar el contrato y volverme a ilusionar. Todo lo demás sólo lo saben las personas más cercanas a mí.