martes, 5 de febrero de 2013

Crónica del curso de Aikido en Mora de Toledo impartido por los Maestros Roberto y David Sánchez, ambos 5º Dan Aikikai. 02/03-02-2013




Este pasado fin de semana, el primero del mes de Febrero de 2013, teníamos una nueva oportunidad para intentar evolucionar en este arte marcial que tanto nos apasiona. Como cada año desde hace 20, el Maestro, mi Maestro, David Sánchez 5º Dan Aikikai, visitaba Mora de Toledo para impartir un curso de Aikido. Pero esta vez iba a ser diferente, porque le acompañaba su Sempai, su hermano, el Maestro Roberto Sánchez 5º Dan Aikikai. Ambos hijos del director técnico de nuestra asociación Aikikai España, Tomás Sánchez SHIHAN. El curso conmemoraba el 25º Aniversario del Gimnasio Jinbukan del Maestro Enrique Tendero. Para mí era una oportunidad de disfrutar del Aikido muy cerca de mi casa y así poder dormir más de lo que duermo los sábados cuando voy a clase en Madrid con mi Maestro David. Al curso me acompañaron casi la mitad de mis alumnos, 10 de 25, podéis verlos en la foto, Juan, Juande, Fran, Iván, Kike, Javi, Cris, Gus, Julián y Ángel, a los que doy las gracias por acompañarme siempre que pueden a estos eventos. Por supuesto que los que no pudieron acompañarme, tranquilos, que pronto nos visitará mi Maestro David Sánchez en Orgaz Toledo, donde esta nuestro Dojo Atemi. Sobre lo acontecido en el tapiz durante todo el fin de semana, es algo inexplicable. Para mí, en los casi 30 cursos que tengo sellados, posiblemente, el mejor curso de Aikido que he podido asistir. El nivel demostrado por los Maestros ha sido impresionante, la cercanía con todos los alumnos, siempre con una sonrisa, entrenando ellos como los que más, enseñandote a la vez que haciendote de uke, que puedo decir todo un lujo, o por lo menos así lo hemos sentido mis alumnos y yo. Porque disfrutar de más de 8 horas de Aikido, trabajando bokken, y luego diferentes ataques y técnicas que da igual mencionar, es una pasada. Cada uno se habrá llevado unos detalles u otros, pero en esto del Aikido, el que para su estudio, para su progreso y su evolución, no siempre se puede enseñar lo mismo ní aprender lo mismo, y si paras un año o dos de ir a clase, no puedes volver pensando que estás en el mismo nivel, ni querer ir rápidamente a exámen, no es lo correcto. Por eso hay que seguir a los mejores y para mí David y Roberto lo son.