martes, 16 de octubre de 2012

Crónica del curso de Aikido para Instructores y Maestros en Alcoy-Alicante impartido por el Maestro Javier de María 6º Dan. 13-10-2012



El pasado sábado (13-10-2012) nos desplazamos al curso de Aikido para Instructores y Maestros en Alcoy-Alicante impartido por el Maestro Javier de María 6º Dan. Un curso para todos los niveles, dando igual que seas 6º kyu como 4º Dan, y sin importar si algún día quieres ser instructor o no, sólo se trata de disfrutar del Aikido. Para ponernos en situación, explico como surgió todo por nuestra parte. Hace muy pocos días, entrenando en nuestro dojo, un alumno comentó que ese sábado tenía que ir por la zona de Alicante a un asunto de trabajo que resolvería en poco tiempo, y por casualidad coincidía con este curso, pues en un momento surgió la idea de ir y aprovechar ese viaje. A mí me venía de lujo porque en esta temporada uno de mis objetivos es sacarme el título de Maestro, y además de Jesús, también se apuntaron Iván y Kike. Quedaban pocos días y no se podían hacer muchos planes, así que con un par decidímos que viaje de ida y vuelta en el mismo día. A las 5 de la mañana partíamos hacía Alcoy, teníamos 385 km y el curso empezaba a las 10, mejor era ir bien de hora, que las prisas no son buenas. Después de la parada de rigor para coger fuerzas, llegamos al pabellón con tiempo de sobra. Nos recibió amablemente el Maestro Bruno Balaguer, director técnico del grupo de Alcoy y organizador del curso. Puntualmente, como debe ser, estábamos preparados en el tatami, con sueño, pero con ganas de empezar. Ya conocíamos a algunos compañeros aikidokas de aquella zona, de coincidir en algunos cursos de Tomás Sánchez Shihan, tanto en Alicante como en Granada, y todos nos recibieron muy bien, que siempre es de agradecer. Del curso, que puedo decir, era la primera vez que recibía clases del Maestro Javier, y nos sorprendió mucho su manera de ser, tanto como persona como Maestro, muy cercano a todos los alumnos, siempre dispuesto a ayudar, a explicarlo las veces que hicieran falta, y dando mucha libertad en el sentido de preguntar cualquier tema. Todo esto hizo que el curso se hiciera muy ameno, y las dos clases de 3 horas tanto de mañana como de tarde se pasaran sin darte cuenta. Tanto mis 3 alumnos como yo pudimos hacer de uke en varias técnicas al Maestro, y es una alegría que después del esfuerzo realizado te diga que muy bien, eso te hace pensar que estamos en el buen camino. También se realizó exámen de Instructor al compañero Jesús Gónzalez, que aprobó sobradamente, dando buenas explicaciones de lo que se le preguntó. Eran casi las 12 de la noche del mismo día cuando llegabamos a casa, muy cansados y con mucho sueño, pero había merecido la pena, habiendo pasado un buen día de aikido y entre amigos, seguro que en el próximo volveremos y espero hacer un buen trabajo para poder traerme el título de Maestro.