domingo, 30 de octubre de 2011

Crónica del curso del Maestro Claude en Madrid. 29/30-10-2011

Un año más la cita con nuestra manera de entender el aikido estaba en Madrid en el polideportivo Gallur, con uno de nuestros directores técnicos, el Maestro francés Claude Pellerín 7º Dan de Aikido Aikikai. Esta vez, a diferencia de las otras muchas veces, me acompañaban 2 de mis alumnos más veteranos, Fran y Kike, porque la mayoría de las veces he ido sólo, otras me acompañó mi kohai Juan y las primeras veces que asistí fué con mis antiguos compañeros aikidokas. Lo bueno de que te acompañe alguien que no ha ido nunca es que todo lo que les has hablado sobre el Maestro Claude lo pueden vivir en vivo y en directo, y eso es muy importante para comentar la jugada después del curso y en las clases posteriores en nuestro dojo. Este curso es posiblemente el que más grados altos tiene por metro cuadrado, se necesitaría una semana para poder ponerte con todos ellos a practicar, así que hay que intentar saludar a los que tienes más cerca, consejo que dí y cogieron muy bien mis acompañantes. Que decir de lo entrenado en el curso, como siempre el Maestro tiene costumbre de empezar con los trabajos de aikitaiso un día, y chi kung otro, los cuáles tienen mucha importancia para realizar las técnicas, y siendo sinceros, nosotros no le damos el punto que deberíamos. Sigues con el trabajo que aparentemente cualquier aikidoka puede pensar que es más fácil, ataque de katatedori y ai hanmi katatedori, o también ryotedori, solamente para buscar la salida y el desplazamiento para mover el centro del uke, que fácil lo hace él y como nos complicamos la vida nosotros. Los puntos a seguir para este estudio son, anticipar tu movimiento antes de que agarre el uke, moverte con las caderas manteniendo bien posicionado tu centro, y no usar la fuerza, o por lo menos eso creo yo. Empiezas a realizar técnicas como por ejemplo nikyo ura, y/o sigues esos puntos que he comentado antes o sabes que no va a servir de nada. Cambia el ataque a katadori o ryokatadori para trabajar la misma técnica desde otro punto más alto pero siguiendo con la misma idea, pasando por katadori men uchi para ikkyo, y muchas más como shomen uchi iriminage ura y morotedori kokyunage. El trabajo de tantodori tan importante, empezando por hacer el ataque bien hecho, desplazando las caderas y no arrastrando los pies. Y mucho más porque 8 horas de entrenamiento dan para mucho aikido, pero lo importante es asistir o por lo menos intentarlo, dejando a un lado los problemas que todo el mundo tenemos, y sobretodo disfrutar porque cada uno entiende el aikido de una manera, pero al final todo viene del mismo Sensei... Moriehi Ueshiba.