jueves, 16 de diciembre de 2010

Clase-Exhibición de Aikido en Olías del Rey - Toledo. 11/12/2010


Después de poner este pequeño montaje de fotos que nos hicieron el pasado sábado en el tatami de la casa de la cultura de Olías del Rey, os cuento un poco lo acontecido. Todo esto surgió por la idea de mis alumnos de dar a conocer el Aikido por sus pueblos o ciudades, ya que como siempre os he dicho, por desgracia no es muy conocido en la provincia de Toledo en general, aunque poco a poco estoy consiguiendo que por lo menos sepan de que va el tema, respetando que lo practiquen o no, eso es cosa de cada uno. Espero que para año nuevo todas esas personas que me llaman pidiendo información del Aikido, de las clases en mi gimnasio, etc, no sólo llamen y se queden en palabras, sino que se decidan a dar el paso y entrar en el tatami, que verdaderamente es lo importante, como los digo, si luego no te gusta no pasa nada, aquí estaremos para lo que quieras. El sábado, allí estábamos parte de mis alumnos y yo media hora antes del evento, por si había que ayudar a algo, pero el tatami está puesto todo el año ya que dan otras clases. Sabíamos que era difícil que la congregación de gente para participar fuese grande, pero nos daba igual, nos valía con que fuesen a verlo. Para mí ya es importante que vengan una gran parte de mis alumnos, incluso dejando de trabajar para poder acompañar a su Maestro, en los tiempos que estamos vale mucho, por eso somos una gran familia. Con ellos era todo más fácil, sobretodo para la exhibición, porque podía ir cambiando de uke constantemente y en la clase podían ayudar para que entendieran mejor las técnicas. La clase tuve que hacerla lo más sencilla posible porque tienes que imaginar que tienes 10 alumnos nuevos en tu dojo, y es mejor que salgan motivados porque no todo les ha salido mal, y así fué, un pequeño calentamiento, unos pocos ukemis y técnicas muy directas. Me alegró mucho que asistiera Federico, antiguo alumno de mi antiguo compañero Marco, con quien pude charlar un rato sobretodo lo que acontecía y nos rodeaba, el Aikido, del que con su edad, creo recordar 54 años, disfruta cada día, ya sabe que está invitado a Dojo Atemi cuando quiera. También me llevé otra alegría cuando ví a Cristina, antigua alumna de mi antiguo compañero Enriquito, que recién conseguido hakama tuvo que dejar las clases, pero para el próximo año se incorporará a nuestro grupo, y espera que con alguien más. Tengo que dar las gracias a Blas, el fotógrafo profesional que tuvimos, gracias también a mi kohai Juan que siempre está al quite de todo, el cuál le invitó y podemos disfrutar de 1300 fotos que se dicen fácil. Y después de terminar, que mejor manera que ir todos los asistentes junto a los acompañantes a tomar una cervecita y hablar de todo lo acontecido. Dar las gracias a todos mis alumnos, los que asistieron y los que no, ya que todos son igual de importantes, a la organización por invitarnos a disfrutar un día más de este arte marcial que tanto nos gusta, a todos los asistentes, y a mi kohai Juan que siempre está ahí agradeciéndome que le motivara para que no dejara el Aikido. Han salido varios proyectos gracias a esta nueva aventura que próximamente os contaré.